@anadelmazof
Lunes a Sábado de 09.00 a 20.00

Quién soy y por qué soy

Una pequeña intro

Mi nombre es Ana y comencé esta historia estudiando alternativamente un porrón de cursos on-line.

No tenía realmente claro a qué quería dedicarme: ya había montado una empresa, sin éxito. Ya había estado buscando trabajo de lo que más me gustaba en aquél momento, la Contabilidad. Sin éxito nuevamente.

¿Te suena?

«Los seres humanos somos animales sociales, necesitamos de nuestro círculo cercano para tomar acción. Es innato, viene en nuestra naturaleza ser así».

Me pasaba los días trabajando en sitios que no me llenaban, pero “era lo que había” y era necesario, junto con mis estudios, que digamos que eran, entre comillas, aleatorios y abrumadores. No muy diferente de lo que hacía hasta hace poco.

Tenía que desarrollarme como persona, para poder desarrollar el futuro que yo quería.

Y aquí fue donde entró en acción una de las personas más importantes de mi vida hace tiempo: mi compañero, mi amigo y mi sabio entendedor que trajo consigo a un gran aliado online: Borja Vilaseca, y ambos, fueron un apoyo de crecimiento personal.

«Creo que todos necesitamos de una parte externa que nos haga saber de lo que somos capaces, y eso fue lo él que hizo».

Él me inspiró y me dio el empujoncito que necesitaba para ponerle aún más ganas a este proyecto. Me había estado especializando en marketing sin saber que me estaba convirtiendo en adicta a la publicidad digital.

Así que no me negué la oportunidad de intentarlo y, si tenía que fracasar, aprendería de este camino.

Construyó conmigo los cimientos de esta página y de esta empresa, y me hizo comprender que me había pasado años estudiando algo que me gustaba demasiado y que no estaba aprovechando.

Era el momento… Y de ahí, nació este proyecto.

El éxito depende de ti.

De repente te encuentras con muchas ideas que nacen y brotan como si fueras una fuente pero no tienes claro dónde encajarlas, ni cómo.

Él fue un claro apoyo, pero las decisiones dependen de uno mismo.

Me pasé muchos días, muchas horas, dándole vueltas a todas las alternativas posibles que tenía. No era un momento fácil, quizá, ni siquiera, creo que fuera el correcto, pero seamos sinceros, casi nunca (por no decir nunca) es el momento para algo, sólo depende de cuánto lo quieras.

Simplemente, sabía que era lo que quería hacer. Ya tenía las piezas de mi puzzle y me tocaba empezar a colocarlas en el sitio correcto, en el momento adecuado.

Desde pequeña siempre destacaron mis habilidades para saber afrontar los conflictos o problemas. Saber encontrar, al final del trayecto, una solución lo más correcta posible y, a pesar de estar a contracorriente, nunca dejar de luchar.

La moraleja de toda historia...

Es con lo que te quedas, lo que sacas de provecho de una manera objetiva cuando ya ha pasado todo lo malo y afrontas una nueva etapa de positividad y superación.

Porque, de eso se trata, de superarse a uno mismo y a tus propias batallas, cada día.

Puede que a veces lo veas todo negro, te sientas perdido/a, parece que no encuentras una solución… Pueden ser muchos, miles, de pensamientos negativos los que se te pasen por la cabeza.

Pero nunca te dejes vencer por tus miedos, porque eso es lo que te limita, y no quieres ser tú el que esté frenando el enorme potencial de tu empresa.

  • Si quieres crear tu propia empresa, asesórate.
  • Si quieres tener tu propio proyecto, busca segundas opiniones dentro del sector.
  • Si quieres ser experto o especializarte en algo, comparte conocimientos y permítete fallar.
  • Si quieres tener éxito, establece los profesionales que tu empresa necesita y amplía tus horizontes laborales.
  • Si quieres seguir creciendo siempre, comienza por conocerte a ti mismo y conectar con los que te rodean siendo, cada vez, más humano/a.

Pero siempre, sigue.

Me especializé en...

Finalmente, cuando me di cuenta que estaba disfrutando de mi trabajo y no me suponía un sacrificio estar hasta 15 horas delante de mi ordenador por perseguir lo que me gustaba, decidí seguir ampliando mis conocimientos pero siempre enfocándome en mi pasión: el marketing digital, ayudando a negocios a encontrar su camino, conseguir sus metas y humanizar empresas.

Porque, a veces, nos olvidamos que buscamos a la persona detrás de la pantalla o detrás del mostrador.

«No era consciente de todo lo que había estado aprendiendo, hasta que me apunté a un curso de Vilma Núñez y el 80% de las preguntas ¡me las sabía! Encontrarme a mí misma descubriendo que era capaz, fue muy bonito e impactante».